20 feb. 2017

¿Cómo te pueden copiar una idea en diseño gráfico?

Cuando creamos un logotipo no solo existe un trabajo de dibujo, diseño, utilización de software o de acción artística, detrás hay un trabajo intelectual de horas pensando en la idea más acertada para nuestro cliente y su público. Estas horas o días de trabajo algunas empresas prefieren ahorrárselas copiando ideas, no es que no tengan buenos trabajadores es que no les pagan para pensar.

En el caso que os vamos a contar nosotros ya pensamos una idea para nuestro cliente y tras muchas horas de estudio utilizamos para su imagen gráfica un objeto de la casa que teníamos fotografiado y que nos podría servir como objeto enlace entre el visitante y la casa rural, al fin y al cabo el llamador es el primer contacto que tiene el visitante.


Al año nos encontramos con que una empresa había utilizado nuestra idea para una ruta turística sobre Agustín Sanz. ¿Qué tiene que ver este arquitecto con un llamador del siglo XIX? Nada. Pero algún trabajador poco pagado o poco cualificado pensaría que si Agustín Sanz fue el arquitecto de la casa rural, a la que nosotros hicimos el logo, algo tendría que ver.

Por supuesto no podemos hablar de plagio o de copiar un logotipo, pero sí que está claro que una idea que tuvimos para una casa rural fue utilizada para una ruta turística sin ningún tipo de estudio o esfuerzo por crear lo que conocemos por imagen de marca.


La Ruta Turística Agustín Sanz es de esos proyectos que nos venden en los pueblos para el desarrollo rural, aunque la imagen gráfica se la encargan a una empresa de la capital teniendo un estudio a escasos kilómetros, que no solo está cualificado para hacer este trabajo, sino que además se le copia una idea sin ningún tipo de criterio.

La empresa que realizó este trabajo es conocida, no por su nivel en cuanto a diseño gráfico, es conocida por tener casi el monopolio de las rutas turísticas de la comunidad autónoma de Aragón.

Cuando nuestras instituciones públicas hablan de desarrollo rural deberían confiar en los estudios gráficos que hemos apostado por vivir y trabajar en el mundo rural. Nuestro estudio nació en la ciudad y hace años fuimos capaces de trasladar un estudio creativo en funcionamiento a un pueblo en despoblación, consiguiendo mantenerlo durante más de 10 años en un territorio en el que poco se confía en el diseño.